sábado, 22 de diciembre de 2007

ANTHONY GIDDENS. La transformación de la intimidad. Sexualidad, amor y erotismo en las sociedades modernas

GIDDENS, Anthony (1992), La Transformación de la intimidad. Sexualidad, amor y erotismo en las sociedades modernas, trad. de Benito Herrero Amaro, Cátedra, Madrid, 1998.
Anthony Giddens (1938) es conocido mundialmente como el teórico de la Tercera Vía del socialismo europeo, tan del agrado del premier británico Tony Blair. No obstante, Giddens es un reputado sociólogo, director de la prestigiosa London School of Echonomics, autor de varias obras de obligada referencia –como la celebrada Modernidad e identidad del yo.
En esta que reseñamos, Giddens avisa desde el principio que sus propuestas y argumentos han sido expuestos en un lenguaje llano fuera de todo cientifismo que pudiera alejar a la inmensa mayoría de su lectura. No en vano, La Transformación de la intimidad pretende tratar cuestiones del interés de cualquier individuo de la sociedad de finales del siglo XX –que es cuando fue escrito.
Categoriza el sociólogo británico las relaciones de pareja en varios grupos: amor pasión, amor romántico, sexualidad plástica, relación pura, relación confluente..., dependiendo del nivel de compromiso, de fijación y/o de intereses de los dos miembros. Caracteriza como la más fecuente, o propia de nuestra contemporaneidad, la confluente, en la que la pareja es consciente de que su unión durará tanto como los intereses que hayan llevado al uno hacia el otro; su futuro es incierto y, por lo tanto, puede causar cierto desasosiego en el individuo.
Habla Giddens de Foucault y del carácter novedoso de su pensamiento (sobre todo en lo referente a su obra La Historia de la sexualidad, de la que el británico extrae algunos pasajes referidos a los siglos XIX y XX). En otro capítulo se detiene en el psicoanálisis, especialmente en su vertiente de relaciones objetuales. Más adelante habla de la visión que sobre las relaciones humanas y, en especial, sobre el sexo que tenían algunos miembros de la Escuela de Frankfurt: Reich y Marcuse, sobre todo.
Mis intereses personales me han llevado a indagar por los planteamientos que hace Giddens en torno a la identidad del individuo. Coincide el sociólogo británico con Richard Sennet (La Corrosión del carácter) en la función crucial de la narración para el establecimiento de la identidad personal: "el proyecto reflexivo del ego implica una reconstrucción emocional del pasado para proyectar una narrativa coherente hacia el futuro" (p.62). En ese sentido, comenta Giddens que el hombre contemporáneo es incapaz, mayormente, de crear esa narración que les dotaría plenamente de una identidad, pues esta, en su variante masculina, se centra en una "pulsión a la autosuficiencia" que produce un handicap emocional mutilador. Esa narración debería configurarse en base a la privación del amor original de la madre (p.110), principal motivo, según el psicoanálisis de, por ejemplo, Nancy Chodorow (La Reproducción de la maternidad), de la incapacidad emocional masculina.
Es claramente esta Transformación de la intimidad una obra de divulgación, por su búsqueda de la llaneza expresiva; atesora sin embargo buenas dosis del pensamiento del importante sociólogo británico.
NOTA.- Recomiendo el contraste no sólo con el comentario a esta entrada, sino el análisis comparado que se realiza en http://entrezenygen.blogspot.com/2008/01/literatura-de-autoayuda-la.html; en el que el autor revela su fobia hacia todo lo que pueda sonar a "intelectual de izquierdas".

5 comentarios:

joaquin.chc@gmail.com dijo...

Me pregunto si la búsqueda, más o menos desesperada, de una "identidad" obedece a algún trauma infantil, complejo de inferioridad, instinto indagatorio descompensado o falta de alternativas más estimulantes. En cuanto a la atribución de características discapacitantes/negativas exclusivamente a los individuos de un determinado sexo/género es puro sexismo, atribúyanlas los arzopispos carpetovetónicos, los ayatolás mesopotámicos o los popes del progreshow. Saludos DNIcaducado/entrezenygen

andres bruzzone dijo...

No conozco a Giddens (llegué acá por Google, a partir de una cita en BAUMAN, Vida de Consumo), pero la noción de identidad narrativa me suena próxima a la hermenéutica de Paul Ricoeur. Estudio los medios de comunicación como substitutos (comerciales) a la contrucción de la propia narración, y la consequente mercantilización de la identidad. Me parece que hay, por este camino, una actualización tan posible como necesaria de Foucault y de los frankfurtianos.

Curro dijo...

Hola, Andrés. Gracias por tu amable e interesante comentario. He de decirte que mi conocimiento del asunto, así como de la obra de Giddens y de otros sociólogos, es puramente superficial; utilizo sus textos para agrandar mi campo de trabajo en los estudios literarios: de ahí que me haya interesado más concretamente por la identidad -tengo en mente producir un texto sobre la identidad del individuo decimonónico, que tal vez cambie por la identidad del antiburgués francés del siglo XIX. A Foucault lo conozco poco también; tan sólo he entrado tangencialmente en algunos textos suyos como Herculine Barbin y otros. Encuentro al francés un hábil escritor pero que, frecuentemente, me deja con una sensación insípida; es decir, que no me dice gran cosa. En cuanto a los frankfurtianos, me parecen interesantes las aportaciones de, sobre todo, Marcuse -a quien debo releer con mayor atención de la que le presté en tiempos. Creo que su discurso sobre la contemporaneidad y la alienación del individuo es muy acertado, bastante alejado, además, de cualquier otro análisis del mismo jaez.
Y tú, ¿estás metido en algo? ¿escribes alguna cosa? ¿cual es tu campo de estudio en caso de que lo tengas?
Un cordial saludo,
Curro

INCAFOX dijo...

A giddens y demas webones me los paso por los huevos. Webadas, solo teorizan, da azco, joder ke por solo teorizar (utopizar) esta webada llamada sociedad no logra ponerse en una sola direccion.

INCAFOX dijo...

POSDATTA si no concuerdan conmigo vayan a agarrarle en moño a su puta madre